La imaginación antropológica del feminismo

Entrevista a Almudena Hernando, profesora de prehistoria en la Universidad Complutense y feminista, en el programa «SER Historia» de este fin de semana:

— ¿Los pintores del arte rupestre pudieron ser mujeres?
— Pudieron… no lo sabemos. Pero hay atlas de actividades, de grupos de cazadores-recolectores en la actualidad, muy completos, donde se hacen listas de todas las actividades que se realizan en distintos grupos de la actualidad, y se comprueba que no hay actividades que sean específicamente de hombres y específicamente de mujeres, salvo unas cuantas que te voy a decir… y que lo que sucede es que en los grupos las actividades que se hacen generalmente se distribuyen de la siguiente manera: los hombres hacen aquellas que más desplazamientos o más riesgo implican, y las mujeres las que menos desplazamiento o riesgo implican — dentro de ese grupo. Pero, en otro grupo, las que más riesgo implican o menos riesgo implican pueden ser distintas: puede ser que en uno las hagan los hombres, en otros las mujeres… porque la diferencia de riesgo es distinta en cada uno de ellos.

¿Lo ha entendido el lector? En las sociedades de cazadores-recolectores no hay diferencias de roles laborales entre los hombres y las mujeres, salvo que los hombres hacen las actividades de riesgo y desplazamiento y las mujeres hacen las actividades más domésticas (uy, perdón, no quería decir esto… las actividades de menos riesgo y desplazamiento, entiéndase). Y las actividades de mucho riesgo en una tribu pueden ser de poco riesgo en otra, y viceversa. Por ejemplo (digo yo), en una sociedad pueden ser más peligrosa la caza del bisonte que la costura de pieles, mientras que en otra sociedad la recolección de la patata puede ser más mortífera incluso que ir a una batalla.

El inteligente lector sabrá extraer las conclusiones lógicas de estos contundentes datos científicos: que la diferenciación social entre hombres y mujeres es un invento no natural, una construcción ideológico-cultural.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La imaginación antropológica del feminismo

  1. fiberz@gmail.com dijo:

    Estetica lesbica evidente.

    El rector tiene que empezar ya a trabajar en el temario de una nueva asigntura que se llamara “Prehistoria de Genero” y que obviamente sera impartida por esta miembra.

  2. Sulfolobus solfataricus dijo:

    Mito del buen salvaje puro y duro. También muy feminista.

    • Perhi dijo:

      Tal cual. Y después dicen que la antropología «científica» ha sustituido a las explicaciones míticas de la Biblia. Yo he leído algunas de esas «cientificidades», y comparten con el Génesis hasta el estilo discursivo, como si fueran cuentos. Había uno que decía que explicaba el origen de la monogamia: al parecer en la Prehistoria los humanos habrían vivido en promiscuidad, pero como los hombres iban a cazar y las mujeres se quedaban en la cueva con los niños, esto habría dado pie a que los adolescentes que todavía se quedaban con las hembras pero ya sentían el subir de la libido se cepillaran a algunas hembras del grupo, lo que pondría celosos a los hombres mayores (vaya usted a saber por qué, si al fin y al cabo eran promiscuos. Pero esto el libro no lo explica). De modo que, en un arrebato violento, habrían obligado a las mujeres a vivir cada una con su marido, porque si bien a la mujer libre le da por copular con cualquiera, no suele gustarle copular con sus hijos. Y así, queridas y queridos, se inventó el patriarcado. O al menos así me lo contaron hace mucho tiempo.

      • Sulfolobus solfataricus dijo:

        Bueno, eso podría tener más base, pero no por estudios antropológicos sino por teoría ecológica general. El macho no quiere invertir energía y recursos en criar a hijos que no son suyos, puesto que eso reduce su fitness (adecuación, medida de la transmisión de su genotipo).
        En ciertos grupos de primates es común que, a pesar de haber un macho dominante con exclusividad sobre las hembras, los machos “menores” aprovechen cualquier despiste.

        Yo apostaría a que es el estado de promiscuidad primitivo el que es falso. No se cría a los hijos del prójimo si no es un pariente muy cercano (fitness indirecta).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s