Otra vez sobre Gallardón

Acabo de enviar un e-mail al programa «La Brújula», de Onda Cero. Lo copio a continuación. Como ya he dicho en una entrada anterior y en otra más reciente, la iniciativa que ha tenido el ministro Gallardón de denunciar la conculcación de los derechos y libertades familiares está teniendo un ataque mediático sumamente cínico, en donde apuntar a la ideología conservadora de Gallardón sirve como coartada para tapar lo que todos sabemos.

Estimados:

Acabo de escuchar, por el podcast, su espacio de «Nieva sobre Pequín» del miércoles pasado, donde Rubén Amor ha acusado a Gallardón de tener un pensamiento «reaccionario», la «teoría de la plenitud maternal», que inculcaría a las mujeres un supuesto «complejo de culpabilidad» por ejercer sus libertades (o sea, por no tener hijos), y que defendería la obligación de las mujeres de «parir y retirarse», así como otras estupideces cavernícolas análogas.

Debo de vivir en un planeta diferente al planeta donde vive el señor Amor, porque yo no he deducido teoría semejante a partir las palabras de Gallardón, y no he oído que el ministro haya dicho que las mujeres no deban trabajar, ni que sea su obligación tener una numerosa prole. Lo único de lo he oído quejarse a Gallardón es de que muchas mujeres sufren presiones laborales para no tener hijos, e incluso para abortar; y supongo que todas las personas que hacen La Brújula, en general, y Rubén Amor en particular, concordarán en que, si es cierto lo que dice el ministro, esto sería una violación gravísima de las libertades individuales y de los derechos laborales.

Ignoro si Rubén Amor vive en contacto con la sociedad, pero en un país llamado España todo el mundo sabe que las presiones laborales para impedir el ejercicio del derecho a la maternidad existen, y con demasiada frecuencia. Y no es únicamente Gallardón quien ha denunciado esto, sino —por ejemplo— también Julio Anguita, que es de izquierdas y a favor del aborto. (Pongo este caso porque no será sospechoso de cripto-nacional-catolicismo para ninguna mente biempensante.)

Corríjanme si me equivoco, pero Gallardón no ha dicho que las mujeres no pueden trabajar. Ni ha dicho que su única obligación vital consista en tener hijos. Ni ha dicho que las mujeres deben estar apartadas de la vida pública. Ni lo ha dicho ni se puede deducir de nada de lo que ha dicho. Corríjanme si me equivoco, repito. ¿Entonces, cuál es la altura del periodismo que practica Rubén Amor? ¿Cómo se debe definir el exabrupto discursivo, la deformación grotesca, obviamente insultante, que se ha largado el miércoles pasado? Existe un concepto técnico para definir lo que ha hecho Rubén Amor en su intervención, y ese concepto es el siguiente: desbarre.

Entonces la pregunta necesaria es: ¿por qué desbarra Rubén Amor? ¿Es un problema intelectual o es un problema de su voluntad? Desde mi punto de vista, es evidente que la crítica unísona y vergonzosa que ha tenido Gallardón en todos los medios de comunicación por señalar una verdad conocida por todos no responde al desconocimiento de dicha verdad, sino al propósito de tapar las vergüenzas de una cultura empresarial explotadora y deshumanizada, que concibe a las mujeres como objetos de uso en mucha mayor medida de lo que las concebiría el muñeco de paja ideológico que inventa Rubén Amor, incluso si este muñeco de paja fuese real. Ahora bien, si los motivos de la prensa me parecen claros, desde un punto de vista macro, los motivos particulares del señor Amor los desconozco. Solo sé que introducen un nivel de «charanga intelectual» impropio de La Brújula.

Atentamente,

Su oyente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sem categoria. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Otra vez sobre Gallardón

  1. fiberz dijo:

    Sera que la brujula se mueve ahora en terreno volcanico.

    No escucho ese programa, pero muchas veces los giros ideologicos de algunos medios suelen deberse a entradas de capital procedentes de otras empresas. El periodismo esta mal economicamente y es tiempo de fusiones. Quiza hay una nueva participacion accionarial en Onda Cero.

    Es solo una hipotesis.

    • Perhi dijo:

      Es posible, aunque también me parece que hay una derecha que solo lo es en cuestiones económicas, y en lo demás asume el pensamiento dominante de PSOE-IU. La liviandad derechista del neo-liberal, o liberal converso. A lo mejor un día comento sobre eso.

      • Sulfolobus solfataricus dijo:

        Esa derecha que es moralmente liberal es lo que en otros países europeos se conoce como “liberales”. Y los otros, los “conservadores”. Y que aquí están, por alguna extraña razón, mezclados en el PP con su antítesis moral: los conservadores.
        Mientras no se cree un partido liberal significativo, en España la derecha va a ser quimérica.

        Tampoco la izquierda se ha librado de “desizquierdarse”. Por ejemplo, ahora son liberales moralmente, cuando el marxismo clásico es controlador del pensamiento. Y cada vez más son liberales en lo económico, salvo los segmentos más radicales. Al final, la socialdemocracia lo único que tiene es el estatalismo en lo social. Por lo demás, son liberales vestidos de rojo.

  2. Sulfolobus solfataricus dijo:

    Ay, me he repetido en el comentario anterior. Fallo grave de estilo, lo siento. me pasa por no repasar detenidamente, como en Menéame dejan editar un rato…

    • Perhi dijo:

      Pues no se ve la repetición, querido Sulfolobus solfataricus (por cierto, ¿qué significa este nombre?). Estoy totalmente de acuerdo: tanto en la «izquierda» como en la «derecha» están juntos y bastante mezclados el agua con el aceite, y lo que es más: desde fuera poca gente sabe distinguirlos.

      • Sulfolobus solfataricus dijo:

        La repetición es nombrar dos veces seguidas a los conservadores. Fue resultado de querer reordenar el comentario.

        Lo de la derecha y la izquierda me parece que es fruto del definitivo fracaso de las ideas. Sólo sobrevive el pragmatismo como fuerza significativa, el resto son los “paluegos” de la historia política reciente, por desgracia.

        Sulfolobus solfataricus es una especie de arqueobacteria hipertermófila, que vive en esas calderas ácidas sulfurosas con vivos colores que salen en fotografías de, por ejemplo, Yellowstone.
        Es un organismo modelo en el estudio de arqueobacterias. Trabajamos con él en el laboratorio donde realizo la tesis.
        Para más información, las arqueobacterias o arqueas son el tercer gran grupo del árbol de la vida. Los otros dos son las bacterias y los eucariotas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s